Por la Libertad y Democratización de la Comunicación

Cuando una persona es encarcelada por mantener un blog, ¿esto le molesta?

No hay quien no conozca la palabra 'libertad'. Pero sola quiere decir muy poco. La libertad necesita un objeto ante el cual ser libre. Ella surge de algo que rodea, cercena. Conquistamos nuestras libertades en la medida en que conocemos sus contrapuntos.Es necesario reinventarla todos los días. Si dejamos esta búsqueda, nos quedamos acomodados e así termina la libertad. Redescubrimos su necesidad día tras día - al fin y al cabo, no sabemos de todo. Si lo supiéramos, quizás mucho cosa sería distinta. Saber es importante y todos deberíamos tener el derecho de saber de las cosas, ¿no?

Pues, lo tenemos. Esto se llama libertad de información - y garantiza que un individuo reciba información de otro. ¿Es suficiente? No siempre, porque para que la información llegue es necesario que tengamos asegurada nuestra libertad de expresión - el derecho que tiene un individuo de manifestarse libremente, con tal de que no atiente contra la moral y la integridad física de otro individuo. Así, las dos van de la mano, silbando. Reafirman que nosotros, personas 'libres', tenemos el derecho de recibir y producir información. ¿Esto basta? No. No hace diferencia que exprese mi opinión en el baño o en un salón vacío. De la misma forma es inútil quedarse con el oído alerta en el balcón de la casa y la información no llegar. Porque hay algo allí entremedio y es, de hecho, el MEDIO. Los medios - lo que está entre la información creada y la información recibida. Entre cada uno de nosotros. En una conversación al celular, el medio es el aparato de teléfono. Quando asistimos al telediario en la noche, el medio es la televisión y, antes de ella, la prensa, que está entre lo que ocurre de hecho y lo que es noticia. Así, si la prensa no fuera librer, nada resultaría de la libertad de producir y recibir informaciones. Para nuestra suerte, en la mayoría de los países se ha conquistado también esta libertad: la de prensa.

Teniendo el productor, el medio y el receptor libres ante el flujo de la información, entonces podemos conquistar la libertad de comunicación.

Hoy en día tu y yo somos libres para informar y ser informados, en un flujo que circula por medios libres. Pero no vivimos en un mundo libre. Libertad por si sola no es suficiente, porque ella no presupone naturalmente otro concepto importante: democracia. Los medios tradicionales (radios, televisión, periodicos, portales web) están lejos de ser proporcionales a la cantidad de información producida y al número de individuos que la recibe. Las puntas son infinitamente más grandes que los medios existentes. Hay un estrangulamiento. Y cuando esto ocurre, algo se queda fuera del flujo. Esto es lo que hacen los medios tradicionales: filtrar. Seleccionar información para distribuirla al número de personas más grande posible - de ahí el término 'medios de comunicación de masas". Pocas informaciones producidas son vehiculadas, pocos productores tienen el poder de comunicar lo que quieren y nosotros tenemos pocas opciones para recibir lo que de veras queremos.

Y si no la recibimos, ¿la información existe? Sí, pero en la práctica no. Se trata de aquél que grita en el salón vacío. El tipo quizá tenga algo relevante que decir. Todos tenemos cosas que decir. ¿Por qué no las tendríamos?

Bajo el modelo vigente, los medios escogen por nosotros. Cercenan la misma libertad de que tanto necesitan, en nombre de una efectividad muchas veces manchada por la faz comercial que la viabiliza (cuando no es su misma raison d'être).

Pero quiero hablar. Quiero decir lo que quiera y hablarle a quien quiera. Para los que me oigan y que me puedan hallar. Quiero oír. Oír lo que quiera. Y oír de quien quiera hablarme y me pueda encontrar. Esa es la verdadera libertad y democracia de la comunicación, la que los medios masivos jamás podrán ofrecer, pero sí internet: el blog, una herramienta personal, accesible, sin intermediarios, apoyada en medios instantáneos y de alcance global.

No se trata sólo del diario virtual, piénsalo de nuevo: el blog es soporte tecnológico de una revolución en la exposición de ideas, en la distribución de la información, en la democratización de la comunicación. En internet, cualquier sujeto que quiera ejercitar su libertad de expresión encontrará otro sujeto ejercitando la suya. Esto es democracia y ése es el derecho que se debe asegurar.

No hay confrontación con los medios masivos, sino todo lo contrario. Lo que queremos es que se garantice el mismo poder y la misma libertad que es dada a la prensa, al individuo. De la misma forma que ya comparten democraticamente esas dos esferas - los medios tradicionales y los blogs - tanto la constitución de la información como su desencadenamiento. ¡Que la blogosfera camine junto con la prensa que es responsable e idónea! La información de los grandes medios, por ejemplo, ahora tiene un local donde puede ser debatida, contestada o corroborada. Como ha dicho Jeff Jarvis, del blog BuzzMachine, sobre el escándalo que derrumbó a Dan Rather, de la red norteamericana de noticias CBS durante las elecciones presidenciales de 2004: "Solíamos pensar que las noticias habían terminado después de impresas, pero ahora es allí que ellas empiezan."

Sin embargo, más que amplificar la prensa, los blogs crecen aún más en relevancia cuanto se vuelven un canal alternativo, onde circulan informaciones que los medios tradicionales no cubren. La libertad impulsiona hacia la descentralizaicón: gana el individio, ganamos todos.

Infelizmente, no todos lo entienden así. En Oriente, por ejemplo, acciones extremas ya han sido tomadas para combatir la libertad "excesiva" que traen consigo los blogs. En Iran, bloggeros han sido encarcelados por divulgar nombres de periodistas cazados y presos. En Bahrein, por "difamar el rey". También sanciones han sido aplicadas en China, donde el acceso a internet es rigurosamente controlado. ¿Países lejos de nosotros? No tanto. Aqui en Occidente, donde la democracia parece ser la suprema bandera, el autor de un blog ha sido obligado por la justicia norteamericana a identificar sus fuentes, en una demanda activada por Apple. Antes de eso, en Brasil un bloggero había sido obligado a retirar su página del aire por decisión de una jueza. En ese caso, una empresa de recursos humanos fue insultada en la caja de comentarios por un tercero. La demanda quedó conocida por levantar la discusión entre el Derecho y los sistemas de publicación personal en Brasil.

El tema es polémico: un cercenamiento autoritario que demuestra falta de conocimento sobre los blogs. Si es claro que el individuo es responsable de las opiniones que emite y los hechos que presenta - como en todas las esferas, logicamente - es necesario tener cuidado para que las reglas y las leyes no vuelvan la actividad improductiva, peligrosa o demasiado delimitada. En última instancia, los blogs son páginas personales y no medios tradicionales. Las responsabilidades deben ser cobradas donde se aplican, en el ámbito correcto, sin confusión entre la esfera pública, comercial y privada. Un blog será siempre la expresión de una idea personal, individual y que debiera ser libre, ¿no? Aunque debamos evitar una normatización que pueda esterilizar y delimitar ese espacio, la blogosfera ligada al derecho ya empieza a debatir la cuestión, atenta a lo que puede y no puede ser encuadrado como crimen - libertad, al fin y al cabo, no significa caos. Pero bloquear el libre acceso a los blogs, o intentar limitar su contenido es un atentado contra todas las libertades ya conquistadas. Represar esa nueva libertad de comunicación es un paso tardío de los que buscan imponer una única vía.

Es necesario discutir esa nueva forma de comunicación. Popularizar para llegar al número más grande posible de lectores. Diseminar la información para que se eviten juicios equivocados. También es necesario cultivar un sentido de fair play entre los bloggeros; incentivar la capacidad individual de los lectores de separar lo legítimo de lo ilegítimo y buscar una fuente más para la misma historia. La misma naturaleza colaborativa y de inteconexión de los blogs puede establecer ese ambiente de gestión de credibilidad. Si un blog mal intencionado o mentiroso es desenmascarado, será expulsado de la propia comunidad. Aquí la relación es uno-a-uno, directa. Son personas reales con sentimientos reales. Y a nadie le gusta pasar por tonto.

Dan Gillmor, periodista norteamericano y papa de los bloggeros, defensor del periodismo ciudadano y autor del libro We the Media, caracteriza la blogosfera como una cámara de ecos. Para Gillmor, las ideas se mueven por ella como un virus. Es imposible pararlas del todo y el único obstáculo a la "contaminación" es la voluntad del sujeto, que puede pasar de simple receptor pasivo a la condición de productor y crítico en un guiño de los ojos. El nacimiento, la legitimación y el fortalecimiento de una nueva vía de información sólo depende de que cada ciudadano ponga en práctica la prerrogativa de sus libertades conquistadas. El aparato tecnológico está disponible y adonde no esté debe ser llevado. Cercenar, normatizar y delimitar ese soporte o el contenido en él alojado, es aprisionar al individuo en el momento en que muestra su fuerza como individuo. Incentivar y luchar por la libertad de comunicación, es crear una forma inédita para la producción, comprensión y discusión de la información. Y si hoy la información es el poder, él nunca ha estado tan cerca de cada uno de nosotros, libre y democraticamente. No vamos, ahora, renunciar a esto.


Traducción Idelber Avelar





Licença Creative Commons
Esta obra está licenciada sob uma Licença Creative Commons.